ESTRAVAGARIOSIGLO21

ESTRAVAGARIOSIGLO21
ESCRIBO PARA REDIMIRME DE MI MISMO

Contribuyentes

lunes, 18 de diciembre de 2017

Todo es perpetuo en el atardecer.









Todo es perpetuo en el atardecer.
Queda en la retina de quien mira
las sombras en genuflexión
ante el paso del cáliz y los óleos sagrados
en las manos del cura vestido con su estola,
y acompañado con el sonoro tintineo
con que toca a muerto una campanilla
llevada por un niño vestido de monaguillo.

Todos contemplan apesadumbrados
la casa a la que ha llegado la hora
y murmuran “a otro que lo llevan al Señor”



f.




domingo, 17 de diciembre de 2017

No hay palabras que resguarden la oscuridad de los ancianos









No hay palabras que resguarden la oscuridad de los ancianos.
Contemplar el mundo y murmurar es su trabajo
mientras en el carasol del otoño
perdura su vida entre las hojas movidas por el viento…
Las sombras descienden sobre ellos
y sentadas a su lado les siembran de voces el silencio.



f.




sábado, 16 de diciembre de 2017

Detrás de la oscuridad








Detrás de la oscuridad
los muebles nos guardan el silencio.
Lunas picadas por el llanto
de tantas noches de demora y de insomnio.
Dentro, donde ya no quedan las viejas mudas,
queda un aroma lejano a membrillo y a lavanda,
y el paso indescifrable de la quera.


f.



viernes, 15 de diciembre de 2017

Hurgar en la venganza










Hurgar en la venganza.
Pisar la miseria
como una casa derrumbada
sobre los nombres anónimos.
Hay polvo en los viejos zapatos.
La navaja marcó hendiduras en el árbol.
Para siempre nos dejó sus signos de tristeza.



f.




jueves, 14 de diciembre de 2017

Y saber de la tormenta










Y saber de la tormenta,
del viento húmedo galopando en el bosque.
Y saber del relámpago,
umbría de todo lo que se hace silencio
cuando el cielo se rompe en dos,
como golpeándolo con una hacha, quebrándolo,
y se convierte en la columna vertebral del incendio.




f.




miércoles, 13 de diciembre de 2017

Viene la lluvia y trae su tributo






Viene la lluvia y trae su tributo.
Siento el silencio golpear la tarde.
Las calles tienen el azul grisáceo
oscuro y luminoso del pavimento.
Pasan despacio los vehículos
como una fuente elevando el agua
mientras los hombres, a cubierto,
contemplan murmurando deshacerse el cielo.



f.




Seguidores

Los poemarios

Los poemarios

Archivo del blog

Páginas vistas en total